Abrimos de nuevo espacio en el blog a un tema que hemos tocado en otras ocasiones y que resulta sangrante a la luz de los desastres que supone para personas y medioambiente nuestro consumo desaforado de tecnologías: la obsolescencia programada. Y lo hacemos a raíz de un reciente artículo publicado en El País que hace un repaso de esta situación, recordando que en España no hay una ley que la penalice.

El artículo recoge la reciente multa de las autoridades italianas a Apple y Samsung «por obligar a sus clientes a realizar actualizaciones de software que ralentizaban los teléfonos móviles». El papel pionero de Francia en este ámbito. Y cómo España lanza el balón al tejado de la Unión Europea a pesar de que el Partido Socialista llevaba en su programa de 2016 “prohibir y penalizar de forma estricta las prácticas de obsolescencia tecnológica forzada de los productos por parte de las empresas”. Cómo cambian las intenciones de estar en la oposición a estar en el gobierno… Por lo que sabemos la Unión Europea lo tiene en su agenda, aunque no sabemos cuándo puede llegarse a una normativa concreta, sabiendo las importantes presiones que ejercerán las empresas tecnológicas.

Recomendamos la lectura de este interesante artículo. Y terminamos con el titular con el que comienza El País: «Un móvil podría durar 12 años si no se acortara su vida intencionadamente» . Aunque también hay quien lo discute.

Compartir: