Miles de niñas-mujeres violadas, torturadas sexualmente, muchas de ellas varias veces en sus vidas. Mujeres secuestradas que se convierten en esclavas sexuales. Mujeres que a causa de esas violaciones son repudiadas por sus familias y expulsadas de sus comunidades. Mujeres que no reciben ningún tipo de apoyo público de un gobierno solo interesado en ocultar lo que está ocurriendo en su país y donde estos actos se cometen con total impunidad. Niños soldados drogados y obligados a cometer esas violaciones… Esta es la realidad de la República Democrática del Congo, una realidad que necesita de todos los altavoces posibles, y que la tratamos en este blog porque detrás esconde la lucha por el lucrativo control de los minerales que soportan nuestra adicción tecnológica. El coltán, el cobalto, el estaño, la casiterita,…, minerales todos ellos extraídos de las tierras del Congo y que son el corazón de nuestros dispositivos digitales. Minerales manchados de sangre.

mujeres-congo

Ya hemos hablado antes de la explotación de los minerales en el Congo, de las penosas condiciones en que son extraídos el coltán y el cobalto, que provocan muertes por derrumbamientos de tierra y numerosas enfermedades por los gases inhalados, muchas veces con la participación de niños y mujeres embarazadas. Volvemos a hablar de esta cuestión ahora a raíz del capítulo emitido por «Salvados» este domingo 13 de noviembre, un programa donde Jordi Evole se adentra en esta realidad y donde Xavier Aldekoa, periodista de La Vanguardia, afirma que este es solo «el último capítulo de una historia de explotación» del Congo por parte de Occidente en los últimos cien años. Primero fue el marfil, después el caucho, el cobre, el uranio,… hasta llegar a los minerales para nuestras modernas tecnologías. El drama de ser uno de los suelos más ricos del mundo…

Además de denunciar esta realidad como telón de fondo, el programa se centra sobresalvados3 todo en el drama del «feminicidio» que está generando este conflicto. Una de las personas que aporta su testimonio es María Álvarez, técnica de proyectos de la ONG Alboan, una organización dedicada a la atención de las mujeres en el Congo y que promueve la campaña Tecnología Libre de Conflictos dirigida a recoger firmas para lograr «una directiva europea que evite que el comercio internacional de minerales alimente conflictos armados», pues la normativa europea actual solo tiene carácter de recomendación y es, por tanto, del todo insuficiente (se puede conocer un poco más sobre la regulación en Europa a través de este interesante artículo de Gemma Parellada publicado hoy mismo en Eldiario.es).

Te animamos a apoyar esta campaña con tu firma y difusión. Es tarea de todos/as poner freno a esta situación pues todos/as estamos involucrados en ella desde el momento en que adquirimos un dispositivo electrónico (móvil, tablet, ordenador, videojuego) que contribuye a mantener vivo este conflicto.  Como afirma María Álvarez en la entrevista, asumimos alegremente la globalización en la medida en que nos permite beneficiarnos de los recursos naturales de otros países pero después no asumimos la responsabilidad que ello comporta. ¿Hasta cuándo vamos a ser cómplices mudos de esta situación?

¿Qué puedo hacer yo?

Recordamos algunas de las propuestas que venimos lanzando desde este blog:

  • Apoya con tu firma y difusión campañas como las de Alboan y otras internacionales ya comentadas aquí
  • Estira al máximo la vida útil de tus dispositivos resistiéndote a la perversa estrategia comercial de las empresas de renovarlos en periodos que responden exclusivamente a sus intereses. No seas «idiota».
  • Cuando tengas que comprar uno nuevo, estudia la posibilidad de adquirir un dispositivo que garantice su limpieza y sostenibilidad, como el caso de Fairphone para los teléfonos móviles.
  • Respecto a tu viejo dispositivo, asegúrate de dejarlo en el lugar preciso para que pueda tener un tratamiento adecuado.
  • Y, por supuesto, seguir informándote y ayudando a los demás a informarse, con vídeos como el que aquí presentamos o siguiendo este blog (recuerda que puedes suscribirte para estar al tanto de las nuevas entradas que vamos incorporando).
Compartir: