Hoy conocíamos un estudio que constata cómo «el cambio climático arrasa los últimos reductos glaciares de España», el mismo día que la ministra de Medio Ambiente comparece en el Congreso apelando a un pacto que dé paso a una posible Ley de Cambio Climático en nuestro país, una ley que sin ninguna duda llegará tarde para esos fenómenos naturales y otros muchos. Mientras el gobierno español termina de darse cuenta de la importancia y urgencia de tomarse en serio este tema, queremos recuperar un artículo para recordarnos que Internet y la industria de las TIC también contaminan y mucho, aunque sigue siendo un gran olvidado en las políticas medioambientales. Se sigue hablando mucho de lo que las TIC pueden aportar a frenar el cambio climático, que sin duda es muy relevante, pero poco o muy poco de lo que contribuyen a él.

contaminacion internetEl artículo que reproducimos tiene ya tres años pero constituye un aporte claro para entender el impacto de las TIC en el medioambiente. Aunque su autor, Marcus Hurst, cofundador jefe y redactor de la revista Yorokobu, se suscribe sin mucha revisión a la idea extendida de que el paso al mundo virtual es siempre menos contaminante que el mundo material, algo que discuten otros autores, lo cierto es que nos ayuda a comprender algunas de las cuestiones claves del impacto que produce Internet. Así por ejemplo, recoge un estudio del Centre for Energy-Efficient Telecommunications de la Universidad de Melbourne (Australia) que sitúa el consumo de la industria de telecomunicaciones, en su conjunto, en torno al 2% de toda la energía global, lo que situaría a la industria «en el quinto lugar de países que más contaminan». Pero también habla de algunas alternativas prácticas, como la importancia del buen diseño de una página web para reducir su impacto, ya que una web mal diseñada podría estar consumiendo cuatro veces más para hacer las mismas funciones que otra con un diseño eficiente.

Os invitamos a leer este interesante artículo y conocer un poco más de este todavía desconocido asunto.

Fuente imagen: DDSmedia.net
Compartir: